5/7/09

María BlancaNieves Covalles. Codex de Poetas


Bio-Reseña:
María BlancaNieves Covalles Calera, nació en la ciudad de México, D.F. Hija de padre español fallecido el 11 de noviembre de 2006 Alberto Covalles Narváez y madre mexicana, María Nieves Calera Arizmendi. Es la tercera de cinco hermanos. Estudió en México hasta los 11 años, después finalizó sus estudios en Monterrey N.L. donde redactó varios cuentos y reflexiones. Interrumpió la escritura para dedicarse profesionalmente a la música donde se desempeñó como cantante.
Grabó un disco que quedó pendiente para su lanzamiento por cuestiones de salud. Tiempo después retornó su pasión por la lectura y la escritura, estudiando Historia del Arte y literatura en el colegio Trinity Collage en la ciudad de Toronto, Canadá. Ha escrito tres libros, el primero, que le llevó tres años redactarlo por la minuciosa investigación que tuvo que llevar a cabo debido a su inmenso tinte político y cultural titulado “Grito de Oriente”.
Luego le dio paso a su libro “Crónica de tu vida” inspirado de la vida real. Tiene en su haber pequeños libros de poemas y reflexiones, obteniendo varios reconocimientos en concursos de poemas y narrativa en el Poliforum de Guanajuato.
Aquí su blog

A LA PUTA MUERTE

Tejer de sangre con farragosas
ansias
el laxo borde de mi ofuscada sien,
y al intangible brío desgarrar de
balas
por un hecho a toda vista
ineluctable,
es perder el juicio ante la puta
muerte...

No violentaré mi esencia en la
derrota,
aún quedan puertas por abrir.
Fíngeme imprescindible un día más
sobre la viga que es la vida,
y al amparo del destino,
cuelga la piraña de tu narciso
grito.

Más árboles extenderán sus ramas
hacia mis anhelantes brazos,
y en dulces tramos perfeccionaré
el amor.
Lo digo yo,
la que profiere la puta muerte
desnuda de panoplia
y sin arma alguna.
-----------

CUANDO VUELVA A VERTE


Transitas por la vida peregrino desaliñado
con el saco a cuestas de dolor y enfado
tus zapatos viejos por el arduo andar
y tu ojos áridos de tanto llorar

Viajero con destino incierto
flagelas el pavimento desierto
con la cruel furia de tu pasado
y el tormento a tu pecho encadenado

No temas al rechazo nómada milenario
ni al relámpago brutal de tu adversario
que sin llegar mas lejos
este no te hará daño

Te fuiste un día sin decir adiós
marcando huellas de olvido atroz
abriendo brechas a nuevos senderos
y aniquilando a los infames arqueros

Pero voy a volver a verte
y convencerte que no estoy de paso

Voy a encontrarte a mitad del camino
Y noble a ti me uniré a tu destino
colmaré tus mares de primaveras
coronando de mirtos tus costeras

Voy a convencer tus ojos avellanos
que miran dulcemente
esta piel sabor lejano

Voy a reponerte nuevamente
lo que el tiempo te ha robado
llenando la ausencia
que durmió en tu boca

Cuando vuelva a verte
me voy a conceder lentamente
a la perfección de tus manos
atándome a tus dedos dócilmente
y desnuda recorrer los llanos
y las aguas quietas de tus prados
conservando nuestros cuerpos cercanos
para que esculpes mi piel cual artesano

Cuando vuelva a verte amor
Llenare de azul celeste tu mirada
y entregarme a ti cada alborada
libres del tormento del pasado
fraguados en amor desenfrenado

Todas las esperas en las horas de vacío
Y los caminos recorridos en tu andar bravío
Los llenaré de amor perpetuo
hundiendo nuestros cuerpos
a un latido

¡Ven!

Colguemos los abrigos..
Verdad Callada
©Blanca Nieves Covalles

No hay comentarios:

Publicar un comentario